¿Quienes somos?

 

En el año 2004 y como consecuencia de tener que suplir con energía eléctrica un predio aislado de servicios, surge la idea de hacerlo a través de energías renovables y más particularmente la eólica, dadas las características del lugar.
Después de hacer una revisión exhaustiva de los productos de plaza y sus respectivos precios, y sabiendo que se contaba con el inestimable apoyo de una empresa metalmecánica certificada bajo normas ISO y auditada por BVQI, se decidió comenzar a desarrollar un aerogenerador nuevo, más sencillo y fácil de construir, de menor costo, con poca necesidad de mantenimiento y por sobre todo industrialmente muy práctico.
Con estas premisas como norte se puso “manos a la obra”, logrando al poco tiempo un equipo funcional que cubrió la necesidad.
La idea entusiasmó, y se continuó con el mejoramiento de lo obtenido, pero ya con la idea de producirlo y comercializarlo, dadas las ventajas comparativas obtenidas.
Después de muchas pruebas y errores se llega al año 2009, con un prototipo que cumplía las especificaciones trazadas, año en el que se hace la presentación formal del pedido de patente ante el organismo público pertinente con el fin de resguardar todos los conocimientos hasta ese momento adquiridos con mucho esfuerzo.
Ese mismo año se gestiona la marca ST Charger y su logo.
A comienzos de 2015 fue entregado, y con una validez por 20 años, el CERTIFICADO DE PATENTE sobre el sistema de generador eólico.
Actualmente se comercializan diferentes modelos de aerogeneradores que obedecen a una variedad de potencias nominales que pretenden cubrir la franja llamada GENERADORES EÓLICOS DE BAJA POTENCIA.
Es dable destacar que la política de MEJORA CONSTANTE es la aplicada tanto en el diseño, la fabricación, y demás etapas necesarias para lograr un producto con las mejores cualidades posibles.
Desde el año 2011 ST Charger es proveedor de la CNEA, Comisión Nacional de Energía Atómica, aportando aerogeneradores para energizar aparatología electrónica y de comunicación satelital en bases ubicadas en plena cordillera de los Andes en boca de volcán.
ST Charger es firmante del documento constitutivo que da inicio a las actividades eólicas en Argentina con el INTI como parte motora.
Tambien ha sido parte activa en la inauguración del Primer Laboratorio para la Eólica de Baja Potencia, a la que contribuyó con su presencia y también con aerogeneradores de su fabricación, siendo miembro de asistencia perfecta a todas las reuniones realizadas con posterioridad.
Las curvas de potencia que caracterizan a los equipos ST Charger están certificadas por el INTI de acuerdo a normativa internacional.